nov.
25
2021

Transforma tu local en un espacio coworking

Posted 5 days ago ago by Comunicación

Los coworking son espacios colaborativos en los que profesionales de diferentes sectores de actividad trabajan y crean oportunidades laborales y personales. Dicho de un modo sencillo, son oficinas compartidas en las que los miembros disfrutan de todo tipo de herramientas de trabajo: conexión a Internet, salas de reuniones…

Una de las principales ventajas que ofrece el coworking es que resulta mucho más económico que el alquiler de una oficina propia. Por ejemplo, un periodista que desarrolla su trabajo en casa puede arrendar uno de estos espacios compartidos, que suelen estar diseñados para aumentar la productividad de los coworkers.

Algo muy importante a tener en cuenta es que los coworking no son simplemente oficinas compartidas en las que cada profesional realiza su trabajo de forma independiente. Los coworkers tratan de fomentar las relaciones entre ellos, interactuando con proyectos afines y creando sinergias. De esta manera, es fácil que se cree una comunidad que favorece el trabajo colaborativo.

¿Cómo crear un espacio de coworking?

A la hora de crear un espacio de coworking es fundamental conocer los tres tipos de puestos de trabajo que existen en las oficinas compartidas:

  • Puesto flexible: tal y como su propio nombre indica, es un puesto en la zona común del coworking espacialmente indicado para trabajadores remotos y nómadas digitales.
  • Puesto fijo: el puesto fijo combina la comodidad de tener una oficina en casa con la productividad de un coworking. Es perfecto para freelancers, microempresas o proveedores de servicios de TI.
  • Oficina privada: en todos los espacios compartidos hay oficinas privadas separadas del resto del coworking. Permiten mantener la privacidad, pero al mismo tiempo ser un miembro activo de la comunidad. Una alternativa muy interesante para las startups.

Más allá de los puestos de trabajo individuales, es fundamental crear espacios donde los coworkers puedan relajarse y conversar en un ambiente distendido. Además de una cocina, conviene crear un espacio de relax con butacas y otros elementos que inviten al descanso.

En cuanto a los servicios que ofrece un coworking, los más importantes son los siguientes: salas de reuniones con equipamiento audiovisual, zonas de trabajo bien equipadas, zonas comunes, buena conexión a Internet, espacios de almacenamiento y servicios de impresión y reprografía.

Decoración

Uno de los aspectos más relevantes a la hora de decorar una oficina compartida es la distribución. Debe ser un espacio diáfano y luminoso donde los coworkers puedan dar rienda suelta a la creatividad. A la hora de crear salas de reuniones u oficinas privadas, se pueden utilizar paneles de vidrio como elementos divisorios en lugar de tabiques.

En lo que respecta a los colores, lo mejor es elegir tonos claros que armonicen y transmitan tranquilidad. En los coworking se valora más la funcionalidad que la estética, de forma que es habitual apostar por elementos que cumplen una doble función: pizarras a modo de paredes, paneles móviles donde colocar post-its con ideas, mesas con ruedas que se puedan mover de un lado a otro…

Y, por último, cabe señalar la importancia de poner plantas y cuadros que invitan al pensamiento y a la tranquilidad. Un coworking es un espacio de trabajo en el que la decoración debe ser diáfana y moderna para facilitar el desarrollo y la conexión de los coworkers.