feb.
10
2022

Tengo un local sin uso: ¿cómo conseguir rentabilizarlo?

Posted 292 days ago ago by Comunicación

Si tienes un local comercial sin uso, la mejor alternativa para rentabilizarlo sin perder su propiedad es alquilarlo. De esta manera, mantienes la propiedad del inmueble a todos los efectos y evitas que permanezca vacío, con el peligro de que se deteriore con el tiempo y pierda valor. Además de ser un bien que se revaloriza, el local se convierte en un bien que te ofrece una rentabilidad todos los meses. A todo esto, hay que sumar que te puede servir como garantía en caso de que solicites un préstamo bancario.

Precio de la renta y duración del contrato

Antes de alquilar tu local comercial para rentabilizarlo, hay algunos datos que debes conocer sobre el precio de la renta y la duración del contrato.

Existen diferentes modelos de renta, siendo las más comunes las siguientes:

  • Renta fija: tal y como su propio nombre indica, el arrendatario abona mensualmente una cantidad fija al arrendador. Funciona igual que el alquiler de una vivienda.
     
  • Renta fija y variable: en este caso, el arrendador del local obtiene la renta de dos formas distintas. Por un lado, una renta fija que es la misma cantidad todos los meses y, por otro lado, una renta variable en función de los beneficios que obtenga el inquilino con el negocio.
     
  • Renta escalonada: este modelo consiste en aumentar de forma progresiva la cuantía de la renta a medida que avanza la duración del contrato, año a año. Es una buena opción para negocios que están comenzando su andadura en el mercado.

En el contrato de arrendamiento del local comercial hay que reflejar la actualización de la renta. La renta se puede actualizar de diferentes maneras, siendo en base al Índice de Precios al Consumo (IPC) la más común de todas. Si se trata de un contrato de larga duración, arrendador y arrendatario pueden pactar que la renta se actualice anualmente según el IPC más X puntos.

A diferencia de lo que ocurre con el arrendamiento de viviendas, la normativa vigente no establece un plazo mínimo de duración del contrato de arrendamiento de locales. Por lo tanto, la duración de este tipo de contratos está determinada por el acuerdo al que llegan las partes.

El incumplimiento del contrato de alquiler del local puede hacer que la parte cumplidora exija o bien el cumplimiento del mismo o bien su resolución. Además, puede solicitar una indemnización de daños y perjuicios. Es fundamental que en el contrato se detallen de forma clara los derechos y obligaciones de las partes.

Cabe señalar que si el propietario del local desea venderlo mientras el contrato de arrendamiento está en vigor, debe ofrecérselo en primer lugar al arrendatario, indicándole todas las condiciones de la venta, como el precio.

Obras

En lo que respecta a las obras en el local, se pueden diferenciar dos tipos:

  • De conservación: el propietario tiene la obligación de cubrir los gatos de todas las reparaciones que sean necesarias para que el inquilino pueda hacer uso del local, excepto si el deterioro ha sido provocado por un incendio o una inundación, por ejemplo. Mientras, el inquilino debe pagar las pequeñas reparaciones que el local sufra por el uso ordinario.
     
  • De mejora: las obras de mejora son aquellas que afectan a la comodidad, higiene y salubridad del local. Si su realización no se puede retrasar hasta que finalice el contrato de arrendamiento, el propietario debe avisar al inquilino con un plazo de tres meses de duración. Una vez notificado, puede desistir del contrato en el plazo de un mes, excepto que las obras no afecten mucho al local.