sep.
15
2022

5 trucos para alquilar tu local

Posted 14 days ago ago by Comunicación

Si tienes un local comercial en propiedad, alquilarlo es una forma excelente de sacarle rentabilidad. El arrendamiento es la opción favorita de los emprendedores por muchos motivos: no necesitan un presupuesto elevado para poner en marcha su negocio, no están anclados a una única ubicación y en caso de ser necesario pueden cambiar de localización de forma sencilla, no tienen que solicitar un préstamo hipotecario…

Por lo tanto, si tu local está bien ubicado y se encuentra en buen estado, seguro que tienes a muchos interesados en alquilarlo. Ahora bien, para firmar el contrato de arrendamiento lo más rápido posible hay varios trucos que debes tener en cuenta.

Duración del contrato

La Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) establece que la duración del contrato de arrendamiento de una vivienda es de cinco años si el inquilino es una persona física y siete años si es una persona jurídica. Sin embargo, no ocurre así con los locales comerciales.

En este tipo de inmuebles, la duración del contrato la deben acordar libremente el propietario y el inquilino, aunque lo normal son cinco años. Una vez finalizado el plazo pactado, siempre y cuando ninguna de las partes haya indicado lo contrario, se renueva el contrato de arrendamiento mensual o anualmente.

Normativa

Como propietario del local comercial, debes estar al tanto de la normativa vigente. Cada municipio tiene su propio reglamento en lo que respecta a los locales comerciales. Infórmate sobre las actividades comerciales que se pueden llevar a cabo en el mismo ya que los interesados en el inmueble querrán saberlo. También debes consultar los estatutos de la comunidad de propietarios porque quizá haya alguna actividad prohibida en los mismos.

A todo esto hay que sumar la importancia de solicitar una nota simple del local en el Registro del Inmueble. Se trata de un documento que refleja la titularidad del inmueble, la superficie y las cargas que pueda tener.

Orden y limpieza

Aunque el orden y la limpieza parezcan algo obvio, hay quienes lo pasan por alto a la hora de hacer las fotografías y enseñar el local. Del mismo modo que ocurre con el arrendamiento de una vivienda, el local debe estar perfectamente acondicionado para resultar atractivo a los interesados.

Por este motivo, es esencial que ordenes y limpies el espacio. Además, si quieres alquilarlo a buen precio, tienes que reparar los desperfectos: grifos que gotean, puertas que no cierran bien… Recuerda que los pequeños detalles son los más importantes.

Promoción

Es fundamental que promociones el local comercial en portales inmobiliarios y sitios web de referencia. También puedes recurrir a las redes sociales. Pero ¿cómo conseguir que la promoción sea efectiva? Lo primero y más importante es aportar una buena descripción técnica y de las características del local: superficie, distribución, instalaciones, condiciones, equipamientos…

Las fotografías deben ser de calidad profesional, así que, si las puedes hacer con una cámara en lugar de con el móvil, mucho mejor. Incluye fotografías de todos los espacios desde diferentes ángulos. Y no te olvides de añadir los planos del inmueble en el anuncio de alquiler.

Precio y contrato

Para establecer el precio adecuado, realiza un estudio de locales de la zona y fíjate en los precios que ofrecen otros propietarios por inmuebles con características similares al tuyo. Y, si tienes alguna duda, lo mejor que puedes hacer es contratar los servicios de un agente inmobiliario.

A la hora de firmar el contrato de arrendamiento, negocia cada una de las cláusulas con el inquilino. El documento debe recoger todas las obligaciones y especificaciones de cada uno de vosotros.