ene.
09
2023

Reforma tu local ya sea que lo quieras vender o alquilar

Posted 26 days ago ago by Comunicación

Si tienes un local comercial cerrado al que no le das ningún uso, puedes venderlo o alquilarlo para sacarle rentabilidad. Lo primero que debes decir es cuál de estas opciones te interesa más. El mercado del alquiler está en pleno auge, así que en estos momentos plantearse la venta quizá no sea la mejor alternativa desde el punto de vista financiero. Gracias a la alta demanda, el potencial de revalorización de los inmuebles de alquiler es enorme.

Aún así, si quieres evitar los inconvenientes del alquiler, como el impago por parte del arrendatario, y estás seguro de que no vas a necesitar el local comercial en un futuro, venderlo puede ser la mejor opción para ti. Para que reflexiones acerca de cuál es la mejor decisión, a continuación te explicamos las ventajas y las desventajas de la venta y el alquiler.

Vender el inmueble conlleva la obtención de dinero rápido, algo que puede resultar muy interesante si necesitas liquidez. A esto hay que sumar que si eliges el momento ideal y la zona donde se encuentra el local se ha revalorizado con el paso del año, obtendrás beneficios. Mientras, la venta del local comercial implica la pérdida de patrimonio.

En lo que respecta al alquiler del inmueble, sigues siendo el propietario del mismo, con todas las ventajas que esto supone. Además, los trámites son mucho más simples que los de la venta del local comercial. El alquiler también tiene sus desventajas: tendrás que seguir pagando el IBI y la cuota de la comunidad de vecinos, y deberás pagar impuestos porque el arrendamiento se incluye en el IRPF.

Reformar el local comercial

Independientemente de la decisión que tomes, es aconsejable que reformes el inmueble para hacerlo más atractivo para los posibles compradores o inquilinos. Lo primero que debes hacer es calcular la revalorización del local comercial; es decir, cuánto dinero vas a gastarte en la reforma y por cuánto dinero más vas a poder vender o alquilarlo.

Es fundamental que contrates a los mejores profesionales para que se encarguen de la reforma. Un arquitecto debe elaborar un informe técnico de las condiciones del local y, además, proporciona ideas para realizar la obra, como los materiales a utilizar. La gestión de los permisos y licencias también es muy importante para evitar posibles sanciones por parte de la Administración.

Debes ir al Ayuntamiento de la localidad donde se encuentre el inmueble para obtener la información que necesitas. Si el local requiere una reforma para acondicionarlo y venderlo o alquilarlo, tienes que solicitar la licencia de obras. Para ello, un técnico municipal inspeccionará el inmueble y expedirá una licencia en la que aparecerán especificadas todas las remodelaciones que se van a llevar a cabo.

Para la apertura de un local comercial, la ley vigente exige que tenga ventilación. En función de la actividad que se vaya a desarrollar en el inmueble, debe tener una altura determinada que viene especificada por la normativa municipal.

Hay varios apartados a los que debes prestar especial atención, y uno de los más relevantes es la electricidad, clave para garantizar la seguridad del inmueble ante posibles cortocircuitos o averías. Debes contar con un electricista que revise la instalación y recomiende las mejoras oportunas. También tienes que atender el pavimento, y elegir uno que sea resistente y duradero. El suelo vinílico es una gran idea.

Más allá de la superficie útil, debes tener en consideración la distribución del local comercial. De lo que se trata es de aprovechar todos los metros cuadrados disponibles para incrementar el potencial del inmueble. Para ello, es esencial contar con el factor funcionalidad.