mar.
24
2022

Pasos para adecuar tu local antes de alquilarlo

Posted 250 days ago ago by Comunicación

Si tienes un local en propiedad que quieres alquilar para sacarle rentabilidad, es importante que conozcas qué pasos debes dar para adecuar el espacio. Lo primero es analizar en profundidad el mercado y las posibilidades que ofrece el local para averiguar qué uso puede darle el arrendatario: como establecimiento comercial, como trastero…

¿Se puede dividir?

Si se trata de un local grande, quizá te preguntes si se puede dividir y alquilar las dos partes por separado. Pues bien, del mismo modo que a la hora de dividir una vivienda en dos, es requisito indispensable presentar un proyecto de actividad en el Ayuntamiento desarrollado por un arquitecto, que debe justificar que el local funciona es apto para una determinada actividad, como establecimiento comercial, por ejemplo.

Es más, la normativa permite que un mismo local desarrolle dos o más actividades distintas, ya sea por un solo inquilino o por varios de ellos. Por supuesto, cada una de las actividades debe cumplir con todas las normas relativas a la accesibilidad, el aislamiento acústico…

Para poder dividir el local en dos, uno de los requisitos más importantes es que ambas partes tengan una salida al exterior. Hay que modificar las escrituras ante notario, y una vez formalizado el trámite, serás propietario de dos locales distintos, que puedes alquilar por separado.

¿Se puede convertir en vivienda?

Otra de las posibilidades es transformar el local en vivienda para alquilar. Para saber si la normativa permite este cambio, tienes que consultar el Plan Urbanístico municipal y el Código Técnico de la Edificación. Uno de los principales obstáculos con los que te puedes encontrar es la accesibilidad del local. Cada comunidad autónoma tiene una normativa sobre las condiciones que debe tener una vivienda para ser habitable: dimensiones mínimas, ventanas…

El primer paso es conseguir la aprobación del proyecto técnico por el Ayuntamiento. Una vez pagados los impuestos y las tasas, hay que realizar la declaración de alteración catastral para que quede constancia del cambio de local a vivienda. Cuando se termine la obra, como propietario tendrás que obtener la licencia de primera ocupación.

Con estos pasos, ya podrás alquilar el local como vivienda sin tener ningún tipo de problema legal.

¿Reformado o para reformar?

Tanto alquilar un local reformado como sin reformar son opciones igual de válidas. Si como propietario quieres reformarlo, son varios los aspectos que debes tener en cuenta. Lo primero es el uso que se le va a dar al local. Aunque tú no lo puedas determinar con total exactitud, si quieres alquilarlo para que el arrendatario abra en él un negocio de hostelería, debe contar con una serie de características específicas: baños, salidas de humos… Para poder llevar a cabo la reforma, necesitas solicitar un proyecto y los permisos municipales.

Aunque no es necesario hacer una reforma integral ya que cada negocio requiere de unas características concretas, sí es necesario que hagas algunos cambios para alquilarlo más rápido:

  • Si el local no es muy amplio y la distribución es diáfana, encárgate de reparar las paredes, el suelo y las instalaciones de electricidad y fontanería. Son pequeñas mejoras que dan sensación de orden y limpieza. Además, el inquilino que vaya a montar un negocio puede adaptarlo según sus necesidades.
  • Si el local es grande y su estado de conservación no es bueno, debes valorar si te compensa hacer una reforma. Si consideras que no, puede ser interesante demoler las paredes para que el arrendatario pueda hacerse una idea de las dimensiones y todas las posibilidades que ofrece el espacio.